420 / Todo por sus hijos… Padres violan ley para conseguir marihuana

  • El día de la marihuana se celebra hoy 20 de abril. Metro investiga cómo algunos padres enfrentan a las autoridades en países donde aún no es legal el uso del cannabis medicinal para que sus hijos enfermos la tengan.

El uso de la marihuana ya ha sido legalizado en varias ciudades del mundo. Los ciudadanos allí son capaces de consumir la droga con propósitos medicinales y —a veces— incluso recreacional. Sin embargo, en lugares donde se penaliza, muchas personas, incluyendo niños, luchan para tener acceso a la marihuana en búsqueda de cura para sus enfermedades y mejorar su calidad de vida.

Aunque no hay cifras globales precisas, la Organización Mundial de la Salud reconoce que actualmente “existe una creciente demanda de tratamiento para los trastornos por uso de cannabis y las condiciones de salud asociadas en los países de ingresos altos y medios, y se ha prestado mayor atención a la salud pública y a aspectos del consumo de marihuana y trastornos relacionados en los diálogos internacionales sobre políticas de drogas”.

Según una investigación liderada por ProCon.org, una organización con sede en California actualmente hay más de 1.2 millones de pacientes legales de marihuana medicinal en Estados Unidos. Y California es el estado con el mayor número de pacientes: alrededor de 758 mil. De hecho, algunas estimaciones hechas por la firma de inversión de cannabis MedMen Capital, el mercado de marihuana medicinal de Los Ángeles se acerca a los mil millones de dólares.

En los últimos años y meses varios países han legalizado el uso médico de la marihuana. Al comienzo del año, el Senado de Argentina aprobó y convirtió en ley el proyecto que respalda el uso medicinal de la marihuana, el Senado de México también aprobó a finales de 2016 un proyecto de ley para legalizar el uso médico de la hierba; sin embargo este decreto aún tiene que ser aprobado por la Cámara de Diputados. En Puerto Rico se dio paso al cannabis medicinal por vía de Orden Ejecutiva.

A pesar de esos avances, todavía hay miles de padres en esos países que luchan contra las leyes locales que les impiden acceder a los productos de cannabis desarrollados para mejorar la salud de sus hijos. Y en algunos casos se ven obligados a violar la ley o a comprar marihuana en el mercado negro.

“Al ver que sus gobernantes no hacen nada para facilitar el acceso al cannabis, van al mercado negro, buscan soluciones en internet o encuentran una manera de conseguirlo”, dijo a Metro el activista brasileño y miembro de Cannativa, una organización con sede en México que ofrece información y el asesoramiento sobre el uso médico de la marihuana, conocido como Nico Malazartes.

Un buen ejemplo para el caso son Melina Alvarez y Valeria Salech, dos madres que han decidido violar las leyes de sus países para usar marihuana para hacer que sus hijos sean más sanos. Alvarez, con sede en México, decidió desafiar al gobierno local al cultivar marihuana en su hogar (una actividad prohibida por la ley mexicana) para mejorar la condición de Diego, su hijo de 10 años, quien sufre de epilepsia, autismo y parálisis cerebral. Melina dice que no le importa romper la ley porque su hijo ha dejado de tener ataques y mejoró su rendimiento en la escuela desde que empezó a consumir aceite de cannabis.

Valeria Salech es de Argentina. Ella también viola la ley de su país cultivando marihuana en el hogar para tratar a su hijo autista que antes había sufrido más de 200 ataques al día. El uso médico de la marihuana en el país sudamericano, ha sido aprobado recientemente y ahora los ciudadanos están luchando para que las madres tengan un fácil acceso a la marihuana.

Mientras la batalla continúa, también hay historias de “éxito” al obtener autorizaciones para consumir cannabis. Ese es el caso de los padres de la niña mexicana Graciela Elizalde, quienes lograron que su hija de ocho años se convirtiera en la primera en tener permiso para el consumo de productos de marihuana con fines terapéuticos.

Después de la victoria, Raúl Elizalde, el padre de Graciela, le dijo a Metro que el cannabis debería ser liberado para cualquier uso, ya sea para uso recreativo o para uso medicinal e incluso para el cultivo. Sin embargo, reconoce que hay pocos avances en este ámbito.