Así es la gigantesca bomba de la Segunda Guerra Mundial hallada en Frankfurt que obligó a evacuar a 60 mil personas.

Las autoridades alemanas desactivaron el domingo una bomba de la Segunda Guerra Mundial de 1.8 toneladas que había sido descubierta en un barrio exclusivo de Frankfurt, finalizando la operación de evacuación preventiva más grande desde el fin del conflicto en 1945.

Más de 60.000 personas debieron abandonar sus hogares en el barrio de Westend para permitir que los expertos trabajaran sobre la bomba lanzada por la Real Fuerza Aérea británica y conocida como “blockbuster” (destructora de manzanas urbanas).

En total el operativo tardó tres días ya que muchas personas se negaban a dejar sus casas y la policía incluso amenazó con utilizar la fuerza. Varios centros de acogida fueron establecidos para albergar a los vecinos que no tuvieron dónde ir mientras procedían los especialistas.

bomba-segunda-guerra-mundial-3

Estas evacuaciones son relativamente usuales en Alemania, donde las fuerzas aéreas de Estados Unidos y el Reino Unido lanzaron 2,7 millones de toneladas de bombas en los años finales de la Segunda Guerra Mundial.

Una gran cantidad de estas bombas estaban armadas con espoletas retardadas, que permitan al artefacto “enterrarse” en el objetivo y luego estallar, produciendo mayores daños. Pero se estima que hasta un 15% de estas espoletas se dañaban en la caída sin producir su efecto.

La de este domingo se trató de la mayor operación de evacuación preventiva desde el fin de la guerra, en 1945, según destacó el jefe de seguridad de Frankfurt, Markus Frank.

Tras horas de trabajo, los especialistas lograron finalmente desactivar el explosivo y la policía comenzó lentamente a levantar la evacuación y permitir que los vecinos volvieran a sus hogares.

Dieter Schwetlzer, uno de los especialistas que trabajó en Frankfurt, explicó al periódico alemán Bild el destino de la bomba: “Es bastante sencillo. La bomba será transportada a un centro especial en la Baja Sajonia donde será abierta y se desechará el explosivo”.

La bomba fue hallada en el distrito de Westend, cerca del centro financiero y hogar de muchos banqueros y ejecutivos que trabajan en la ciudad, capital financiera de Alemania y uno de los polos más importantes de Europa.

Las bombas británicas HC 4000″blockbuster”, conocidas en alemán como “Wohnblockknacker”, cuentan con explosivos convencionales pero con una mayor capacidad que las bombas normales. Su nombre, traducido como destructor de manzanas urbanas, refiere a su habilidad de destruir calles y derrumbar edificios.

Tras una serie de ensayos anteriores en España y China, la Segunda Guerra Mundial se convirtió en un laboratorio de pruebas para el llamado “bombardeo estratégico” de la población civil en ciudades e industrias, lejos del frente de batalla pero en apoyo directo a este.

Los alemanes fueron los primeros innovadores que arrasaron el centro de Rotterdam en 1940 y luego lanzaron 74.000 toneladas de bombas sobre el Reino Unido, causando al menos 45.000 muertes en el llamado “Blitz”.

Poco tiempo después, la campaña coordinada de Estados Unidos y el Reino Unido respondió con una furia mucho mayor: 2,7 millones de toneladas de bombas día y noche sobre las principales ciudades alemanas, provocando cerca de 600.000 muertes y regando al país con explosivos que aún hoy son encontrados cada vez que se revuelve la tierra.

bomber-command

El sábado una bomba estadounidense fu desactivada en Koblenz, en un operativo en el que se evacuaron 21.000 personas. Mientras que en mayo 50.000 residentes estuvieron forzados a dejar sus hogares en Hanover, y otras 50.000 debieron abandonar sus hogares en Augsburg en 2016.

Cientos de especialistas y vecinos han muerto desde el fin de la guerra en estas operaciones de desactivación, aunque la tasa bajó considerablemente en los últimos tiempos. La última tragedia ocurrió en 2012, cuando un obrero de la construcción murió tras dar con una bomba en Euskirchen durante una excavación.

El problema es tan grave, en un país que además fue campo de batalla de encarnizados combates hacia el final de la guerra, que el gobierno federal mantiene una unidad especializada, la Kampfmittelbeseitigungsdienst (KMBD) o Servicio de Eliminación de Artefactos Explosivos.