Desata violencia paro de Hora Cero en Venezuela

Comercios cerrados, escaso transporte público, calles desoladas y bloqueadas con barricadas, marcaron en Venezuela la jornada de ayer durante el paro nacional de 24 horas convocado por la oposición para exigir al presidente Nicolás Maduro que retire su convocatoria a una Asamblea Constituyente, pero que derivó en protestas violentas que se saldaron con al menos cuatro muertos y cerca de 20 heridos.

La oposición calificó de exitosa la movilización en términos de desobediencia y rebeldía, pero el gobierno aseguró haber obtenido un triunfo debido al fracaso opositor en su llamado a la paralización. Maduro se declaró vencedor frente al paro, al señalar que los sectores clave de la economía operaban con normalidad.

Con el paro convocado por la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que arrancó a las seis horas locales, dio inicio la llamada hora cero, una escalada de manifestaciones a escasos días de la elección de 545 asambleístas que reformarán la carta magna.

El paro, apoyado por la cúpula empresarial, cámaras de comercio e industria, una parte de sindicatos, estudiantes y transportistas, se cumplía exitosamente con el apoyo de millones de trabajadores, declararon líderes de la oposición apenas transcurrían siete horas de haber comenzado la huelga.

Las mayores cámaras de empresas, industrias y comercio del país dieron libertad a sus trabajadores para unirse al paro e indicaron que no aplicarían sanciones a las personas que no acudan a sus sitios de trabajo. Cerca de 10 millones de personas laboran en el sector privado.

Lucha sin precedente

Sólo agencias bancarias y pequeños negocios en algunas zonas de la capital y en otras ciudades trabajaban normalmente, junto a empresas de alimentos y estatales, mientras algunos choferes cubrían la escasez en el transporte.

El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, afirmó que la jornada marcó un precedente en la lucha del pueblo y en la respuesta al mandato que dio al país la consulta opositora del domingo, en la que afirmó que 7.5 millones de electores rechazaron la Constituyente.

Afirmó que la huelga fue acatada en las 24 regiones del país y que alcanzó un promedio de 85 por ciento de respaldo. En el sector privado la paralización llegó a 90 por ciento y en ministerios y empresas del Estado, gobernaciones y alcaldías fue de 70 por ciento, indicó.

Sin embargo, dirigentes del oficialismo descartaron previamente que los empleados del sector público y de Petróleos de Venezuela (PDVSA) se hayan sumado al paro. Maduro aseguró que la huelga no tuvo acogida, al mismo tiempo amenazó con meter presos a los organizadores de protestas como la de ayer.

Precisó que las industrias básicas y los sectores petrolero, eléctrico y la administración pública trabajan al 100 por ciento, y sólo reconoció fallas en el servicio de autobuses urbanos, que en todo caso, sostuvo, funciona al 90 por ciento.

Hemos vuelto a triunfar, ahora rumbo al domingo 30 de julio, de victoria en victoria, máxima moral, enfatizó Maduro al referirse a la fecha de la elección de los miembros de la constituyente.

El líder opositor Henrique Capriles aseguró que el gobierno quiere tapar el sol con un dedo, hoy parece primero de enero en gran parte del país, señaló.

Sobre las amenazas de Washington de aplicar sanciones económicas si continúa el proyecto de la constituyente, Maduro resaltó que ningún gobierno extranjero puede darle órdenes.

“Trata Washington darle órdenes a Venezuela para que yo suspenda la constituyente. Podrá un gobierno extranjero darle instrucciones a nuestra patria? Ellos le darán indicaciones en inglés a la derecha (oposición), pero aquí mandamos los venezolanos”, dijo.

En el acto, Maduro denunció que en medio de la protesta un grupo de terroristas y fascistas intentó asaltar la sede del canal oficial Venezolana de Televisión (VTV) en el municipio de Sucre, estado de Miranda, y responsabilizó del hecho al alcalde de la zona, el opositor Carlos Ocariz.

Testigos dijeron que un grupo de manifestantes lanzó piedras contra el canal y luego se desató un enfrentamiento con varios de sus trabajadores, quienes recibieron apoyo de la guardia nacional. Algunas personas fueron detenidas por los uniformados, que dispersaron gases lacrimógenos.

Maduro sostiene que la constituyente recuperará la economía, elevará a rango constitucional los programas sociales, el control de precios con el fin de frenar la inflación –que el Fondo Monetario Internacional calcula en 720 por ciento para 2017– y la distribución de alimentos subsidiados contra la grave escasez.

El saldo de la jornada

Tras casi cuatro meses de protestas opositoras, unas 98 personas han muerto, incluidos los dos de ayer. Un hombre de 24 años perdió la vida durante un incidente en el cual fue utilizada un arma de fuego cuando un grupo protestaba en un municipio del estado de Miranda. Otro más, de 23 años, falleció en el estado de Carabobo. Durante la jornada al menos 10 personas resultaron heridas en disturbios callejeros.

La oposición señaló que la huelga dejó al menos cuatro muertos, pero sólo confirmó las víctimas anunciadas por el Ministerio Público.

Frente a esta situación, Rusia abogó por la solución de la crisis en Venezuela mediante negociaciones y sin intervención desde el extranjero, declaró el viceportavoz del Ministerio de Exteriores Artiom Kozhin.

Tras instar a la comunidad internacional a ayudar a Venezuela en vez de imponer sanciones, aclaró que Rusia se pronuncia por la resolución por medios políticos en el marco de la ley y sin injerencias extranjeras.

Por su parte, México, por conducto de la cancillería, exhortó a Maduro a que suspenda la convocatoria a la constituyente.

El gobierno mexicano hace un respetuoso y fraterno llamado al gobierno del presidente Nicolás Maduro para que suspenda la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente y abra así la puerta a una negociación que lleve a resolver la grave crisis democrática por la que atraviesa Venezuela, indicó en un comunicado.

“El pueblo venezolano se encuentra profundamente polarizado, como lo confirmó la consulta popular realizada el domingo 16 de julio”, expresó y añadió que los resultados de dicho ejercicio han evidenciado que la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente no hace sino profundizar la división y violencia que ha costado la vida a cerca de un centenar de personas.

A su vez, la cumbre del Mercado Común del Sur (Mercosur) instará hoy al gobierno de Venezuela a desistir de la constituyente, en una declaración que los cancilleres buscan consensuar en su reunión en Mendoza, Argentina.

Los cancilleres también debaten aplicarle una suspensión política a Venezuela basada en la cláusula democrática del Protocolo de Ushuaia, que excluiría a ese país de todos los órganos del Mercosur, en los que tiene voz aunque no voto.

Sin embargo, el vicecanciller argentino, Daniel Raimondi, descartó la aplicación de sanciones comerciales por considerarlas contraproducentes. No haremos nada que pueda afectar a la población venezolana, que padece violencia política y crisis económica, afirmó.

En este contexto, el ministro consejero de la misión venezolana ante la Organización de Naciones Unidas, Isaías Medina, fue despedido luego de que acusara al gobierno de Maduro de cometer “crímenes de lesa humanidad” en el manejo de los casi cuatro meses de protestas opositoras.