Empresas Suecas quieren crecer en México

H&M, Electrolux, Ericsson, Ikea, Volvo, Spotify o Skype son nombres familiares para el mexicano. Solvatten o Peepoople lo son para interesados en asuntos ambientales, Sanvik lo es para conocedores del sector energético y Atlas Copco para los mineros. Lo que no necesariamente todos saben es que todas se tratan de historias empresariales exitosas de origen Sueco.

No es difícil interesarse en esa nación nórdica. Con sólo 10 millones de habitantes, una PEA de la mitad y un Producto Interno Bruto de alrededor de cuatro mil 397 billones de coronas suecas (equivalentes a 497 bdd), es un exportador obligado. Sus 217 billones de dólares de ventas en el exterior (44 por ciento de su PIB) tienen como mercados naturales a sus vecinos nórdicos y a la Comunidad Europea a la que pertenecen desde 1995, pero tienen un interés relevante en América Latina.

México está en su radar. El organismo público privado de promoción de negocios en el exterior The Swedish Trade & Investment Council, mejor conocido como Business Sweden, a través de una oficina instalada en la Ciudad de México desde 2003, impulsa los negocios de las ciento y pico compañías suecas que ya están activas o representadas en México y promueve el ingreso a este mercado de nuevas firmas que pueden vender o invertir aquí.

En 2016 Suecia exportó a nuestro país sólo 680 mil dólares, representando 0.3 por ciento de sus exportaciones totales. El número es modesto, pero la tendencia permite el optimismo. Tales exportaciones reportan un crecimiento de 32 por ciento acumulado en los últimos dos años

Conversé con su Trade Commissioner para México, Centroamérica y el Caribe, Olof Hallerman. Con un estilo amable y sobrio en su trato, enfocado a la tarea e impecable en las formas, captó mi atención cuando me dijo “we grow international revenue” y me explicó que sólo 50 por iento de su presupuesto es fondeado por su gobierno. El resto debe generarlo con servicios de consultoría a sus clientes suecos: Market Entry, Excellerate Landing y Propel Growth.

En una entidad de interés público sueco impera una lógica y funcionalidad privada. Si no hay enfoque al cliente y la materialización de resultados útiles para quien demanda sus servicios, simplemente no hay dinero suficiente para fondear su operación. Por ello, no fue casual que cuando le pregunté: “¿Ustedes ayudan al soft landing?”. Frunció su seño y afirmó: “No, señor. Cuando tú llegas a un país, no quieres aterrizar suave, quieres aterrizar acelerando”. La filosofía me encantó.

Quienes consideramos recomendable y necesario diversificar los negocios de México con el exterior debemos tomar nota. Suecia quiere crecer aquí. Y les dejo un dato: 60 por ciento del negocio internacional de ese país es a través de distribuidores, no de oficinas directas. De ahí la oportunidad para más de un emprendedor o negocio establecido en México. Como diría mi santa, pura y casta abuela, con los esfuerzos adecuados: “se puede juntar el hambre con las ganas de comer”.

SWEDISH FASHION & DESIGN STORIES 2017
La embajada de Suecia en México, Business Sweden México y ADDREDE fueron el motor de la 1ª edición de esta iniciativa en Ciudad de México. Inaugurada con una recomendable exposición de mobiliario y moda en el Museo Franz Mayer titulada ‘Una mirada al diseño y la moda sueca de hoy’ (abierto para todo público hasta el 21 de mayo), ese país muestra por qué son un buen referente dentro de la industria mundial de la arquitectura y el diseño.

Celebro la organización de un conjunto de actividades que nutren la relación de ambos países, pero que al mismo tiempo pusieron en contacto –de forma práctica y útil– a empresarios mexicanos y suecos con productos interesantes que nutren de opciones al cada vez más robusto y sofisticado consumidor mexicano.