Es posible dejar de fumar con tratamientos gratuitos del sistema de salud de Misiones

doc

El tabaquismo afecta a una de cada cuatro personas y es uno de los principales factores de riesgo para las enfermedades pulmonares y los cánceres. Anualmente mueren por esta causa unas seis millones de personas en el mundo, cuarenta mil de esas muertes se dan en Argentina.

En diálogo con Misiones Online TV y Radio Libertad, el médico Sergio Montenegro, responsable del programa de enfermedades crónicas y cesación de tabaquismo, del Hospital Escuela Ramón Madariaga, habló de la importancia de dejar de fumar, para evitar problemas de salud serios e incurables.

Contó que quien no fuma, también puede ser una víctima pasiva del tabaco ajeno. La población expuesta a eso del 35% de la población, es decir que hay más gente afectada pasivamente por el humo del tabaco, que los afectados directamente por ser fumadores, cuya proporción es de 25%.

El fumador activo tiene igualmente, mayor riego de padecer estas enfermedades relacionadas al tabaco, que la persona que está expuesta pasivamente. Pero estas últimas también están predispuestas a enfermedades como el asma, y otras enfermedades más graves como el cáncer de pulmón. Justamente las estadísticas marcan que el 70% de los cánceres de pulmón, son ocasionados por el consumo de cigarrillo.

El tabaquismo es una adicción compleja porque genera una triple dependencia. Por un lado la nicotina genera dependencia física. Esto se da por la acción de la nicotina sobre el cerebro, que hace que las personas cada cierta cantidad de tiempo quieran fumar. Eso sumado a la irritabilidad, la ansiedad y el nerviosismo, todo se llama síndrome de abstinencia. Y es lo que sufren las personas cada cierta cantidad de tiempo, y que los lleva a fumar a cada rato, perpetuando la adicción.

El doctor Montenegro recordó que hoy hay muchos tratamientos disponibles para controlar esa abstinencia.

También hay otras dependencias. La psíquica: que es que las personas que fuman responden ante las situaciones, por ejemplo si está nervioso, triste o relajado, igual fuma. Es decir las personas reflejan su estado de ánimo en el hecho de fumar, ya sea estén de buen ánimo y con el ánimo bajo.

El tercero es la dependencia socio conductual: que es cuando en general la persona que fuma, desarrolla una serie de conductas o costumbres, donde termina pasando que el cigarrillo está metido en la rutina diaria de la persona. Y cuando la persona está dispuesta a dejar de fumar, se da cuenta que el cigarrillo está metido en todas las acciones que hacía. Por eso es necesario aprender técnicas, para manejar esas situaciones, mas allá de los medicamentos.

Los tratamientos para dejar de fumar se usan temporalmente, duran unos tres meses. La idea es que durante ese tiempo, se logre que el paciente vaya pasando por diferentes estadios, hasta que logre dejar de fumar. Y por otra parte haya pasado un tiempo prudencial, que son esos tres meses, tiempo después del cual es disminuye muchísimo la probabilidad de que vuelva a caer. En esos tres meses se acompaña al paciente y se le enseña estrategias para sortear los momentos del día, para no volver a fumar.

Entre algunas recomendaciones para aquellos que decidan simplemente dejar de fumar, pero que no buscan ayuda de profesionales, está por ejemplo que empiecen a desayunar, ya que muchos fumadores no desayunan. O cambiar esos hábitos donde ellos extrañan el cigarrillo, o que en esos momentos consuman algún caramelo ácido, o un chupetín..

También se pueden usar los parches de nicotina, que se colocan en una parte del cuerpo sin vello y se pueden usar en ese periodo, cuando está intentando dejarlo.

Hoy hay varias alternativas para tener asesoramiento, por ejemplo hay una línea gratuita del Ministerio de Salud de la Nación.

Si uno lo intenta solo, hay que tratar de crearse un plan, estableciendo un día “D”, que será el día en que dejará de fumar. Avisar al entorno de eso, para que no le ofrezcan cigarrillos, no le insistan o se pongan a fumar al lado. Y es aconsejable usar algún tipo de tratamiento para no sufrir la abstinencia,

El tabaquismo también produce la enfermedad conocida como EPOC, que es una enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Sus síntomas son: tos persistente, falta de aire en reposo, es decir agitarse luego de haber hecho poco esfuerzo. Se debe visitar al médico y hacerse estudios. El EPOC es mucho más grave que el asma. Y puede llevar a que la persona deba permanecer conectada permanentemente a un aparato, para poder respirar, o directamente morir.