España guarda un minuto de silencio por atentados terroristas en Cataluña

Foto propiedad de: EFE

  • A la concentración llegaron juntos el Rey Felipe VI; el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy; y el jefe del Gobierno catalán, Carles Puigdemont.

México.- Miles de personas en España honraron con un minuto de silencio a las 14 personas muertas en dos ataques terroristas registrados este jueves en Cataluña, que dejó decenas de heridos.

En la Plaza de Cataluña de la capital catalana se concentraron miles de personas encabezadas por diversas autoridades para homenajear a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils, que concluyó con gritos en catalán de “no tinc por” (“no tengo miedo”).

Asimismo, en ayuntamientos de todo el país y en centros de trabajo se guardó ese minuto de silencio para mostrar el rechazo a los atentados terroristas y el recuerdo a las víctimas.

De acuerdo con Reuters, las fuerzas de seguridad mantienen activa en Cataluña una gran operación antiterrorista tras dos atentados perpetrados por supuestos islamistas.

A la concentración llegaron juntos el Rey Felipe VI; el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy; y el jefe del Gobierno catalán, Carles Puigdemont. Ellos ofrecieron la primera imagen de unidad institucional desde que se produjeron los atentados.

“La respuesta de la gente en Barcelona ha sido inmensa, impresionante. Esta es la derrota del terrorismo, el grito espontáneo de #notincpor”, puso Puigdemont en su cuenta de Twitter.

Rajoy, por su parte, agradeció en la misma red social “el comportamiento ejemplar de la sociedad”.

“Alzamos juntos la voz en defensa de la libertad #TodosSomosCataluña”, sostuvo.

Tras el minuto de silencio, miles de asistentes improvisaron una marcha que recorrió el trayecto que hizo la furgoneta que atropelló a una multitud el jueves por la tarde en La Rambla, el corazón turístico de la capital catalana.

Muchos se congregaron alrededor de un altar improvisado con velas y flores levantado encima de un mosaico del artista catalán Joan Miró en la Plaza de la Boquería, donde fue abandonado el vehículo.