Exoneran a Gaetan Dugas, el llamado paciente cero del sida

exoneran-a-paciente-0-de-sida

Exoneran a Gaetan Dugas, el llamado paciente cero del sida
El canadiense fue señalado durante años como el hombre que llevó el VIH a Estados Unidos; le adjudicaron dos mil 500 amantes; cientificos desmienten el caso

Con ese ominoso nombre ha estado a punto de pasar a la historia Gaetan Dugas, un joven homosexual canadiense, asistente de vuelo, señalado durante años como el paciente cero del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) en Estados Unidos.

Es decir, el primer enfermo de sida, que introdujo el virus a ese país y provocó que de allí se expandiera por el norte del continente. En medio del desconocimiento, el miedo y la ola de prejuicios que inundaron los primeros años de brote de la enfermedad (entre 1980 y 1985), la historia de Gaetan sirvió de combustible para el sensacionalismo.

El New York Post retrataba al joven como “el hombre que nos trajo el sida”. Un crudo libro de Randy Shilts titulado Y la banda siguió tocando, que analizaba los albores de la epidemia y su impacto en el mundo de la política y la cultura de EU, mostraba la imagen de un Dugas promiscuo y sociopático, un atleta sexual con más de dos mil 500 amantes que infectó a docenas de parejas, quizá incluso conscientemente.

Para colmo, los primeros análisis epidemiológicos realizados en EU, cuando todavía las incertidumbres sobre el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (sida) eran más numerosas que las certezas, apuntaban a la posibilidad de que la infección hubiera nacido en África y volado al continente americano del la mano del sobrecargo contagiado… Con todo ello, Gaetan Dugas fue identificado como el primer americano caído en las garras del virus y el responsable de haber llevado el mal a EU. “Es uno de los pacientes más estigmatizados de la historia de la medicina y uno de tantos hombres y mujeres cuya imagen fue vilipendiada como supuestos causantes de la expansión de una de las epidemias más graves que hemos conocido”. Son palabras del doctor Richard McKay, investigador de Cambridge, experto en historia de la ciencia, que acaba de publicar el estudio que, definitivamente, puede limpiar la imagen de Dugas. No, él no fue el paciente cero del sida en América. De hecho, es prácticamente imposible saber quién fue.

MacKay, junto con genetistas de la Universidad de Arizona, ha reconstruido los orígenes de la pandemia con un grado de detalle no alcanzado hasta ahora. La investigación ha sido posible tras analizar restos biológicos de pacientes de la enfermedad desde hace 40 años. A través de ellos se ha podido descifrar la secuencia genética del virus de la inmunodeficiencia humana y, en concreto, del subtipo de ese virus que encendió la epidemia en el continente americano. Los análisis filogenéticos estiman que el VIH llegó a EU en la década de los 70 y que el primer punto de infección se localiza en Nueva York.

Tradicionalmente se ha considerado que la fecha de comienzo de la epidemia en EU y Canadá fue cercana a 1981, aunque se sabía de personas infectadas desde casi una década antes. Sin embargo, no existía mucha información sobre cómo fue la evolución de las infecciones en los primeros años. Entre otras cosas, porque las técnicas de reconstrucción del ADN convencionales no permiten investigar restos víricos de más de 30 años con suficiente precisión.

Con nuevas herramientas genéticas aplicadas a más de dos mil muestras de pacientes recogidas entre 1978 y 1979, sí se han podido recuperar ahora secuencias de ADN viral con información sensible.

Con ese material se ha podido confirmar que el virus, nacido en África, se diseminó rápidamente por el Caribe y de ahí saltó a EU antes de 1980. Durante años la epidemia fue silenciosa hasta que impactó en Nueva York, sobre todo en la comunidad homosexual. Ése fue el punto de ignición de la atención pública. Luego, el mal se extendió más comúnmente por California, a partir del nodo de San Francisco. Los primeros pacientes reconocidos como afectados por sida en Estados Unidos son, precisamente, de San Francisco y datan de 1981.

¿De dónde procedió entonces la idea de la relación de Gaetan Dugas con la expansión del mal? Una vez llegado el virus a San Francisco, empezó a aumentar el número de casos que relacionaban la enfermedad con hombres homosexuales. Los epidemiólogos comenzaron a investigar todos los casos y encontraron un paciente (catalogado como 057) que había mantenido un gran número de relaciones con otros enfermos. Se trataba de un asistente de vuelo, al que también se relacionaba con otros infectados en Nueva York. Su caso fue conocido como Out of California (paciente fuera de California). Y por error, la O de Out se convirtió en siguientes informes en un cero. Así surgió la nomenclatura paciente cero que es fruto de un doble error y que hoy se usa habitualmente en todas las epidemias.

El caso de ese paciente 057, Out of California llamó poderosamente la atención a los medios.