Habitantes del ejido Unión Juárez firmaron acuerdo de paz

Juan-Carlos-Gomez-Aranda

Con la firma de un acuerdo de paz, que se propició entre habitantes del ejido Unión Juárez, municipio de La Trinitaria, el Gobierno del Estado puso fin a las diferencias de orden religioso en beneficio de 23 familias evangélicas, a las que se les restituyeron los servicios básicos en sus viviendas, dio a conocer el secretario general de Gobierno, Juan Carlos Gómez Aranda.

El responsable de la política interna explicó que a pesar de la complejidad  para alcanzar acuerdos entre ambas partes, el gobierno de Manuel Velasco Coello atendió a fondo esta problemática para encontrar una solución armoniosa mediante el diálogo, lo que finalmente ocurrió con el restablecimiento de los servicios de agua potable y electricidad para dichas familias.

Gómez Aranda detalló que luego de varias reuniones de trabajo con las partes en conflicto, se logró en un primer momento que 16 familias tuvieran acceso a estos servicios, sin embargo, el compromiso del Gobierno del Estado es el de apoyar a todas las familias afectadas, por lo que se insistió ante las autoridades ejidales sobre la importancia de poner fin a sus diferencias y, con ello, avanzar en la solución de las necesidades de su comunidad.

Detalló que en la solución de conflictos agrarios, sociales y religiosos, se han logrado importantes avances, como la firma del Convenio de Paz y Solución Definitiva entre los pueblos tsotsiles de Chenalhó y Chalchihuitán, que puso fin a un conflicto que persistía desde hace más de 40 años, así como la solución por la vía del diálogo de 28 controversias con componentes religiosos en 17 municipios del estado.

Gómez Aranda recordó que desde el inicio de esta administración, el gobernador Manuel Velasco ha hecho un llamado a todos los sectores y a los actores políticos y sociales para dejar de lado intereses personales y hacer valer el derecho, la tolerancia y la reconciliación por encima de todo, de tal forma que estos valores se conviertan en la garantía para mantener la armonía entre las familias chiapanecas.