Incendio en Bellas Artes

El Palacio de Bellas Artes, según el Instituto Nacional de Bellas Artes(INBA), sufrió daños menores tras el incendio que ocurrió la madrugada del sábado pasado, siniestro que se originó probablemente por un corto circuito que se registró en una bodega del área de talleres de iluminación y costura.

En imágenes del interior del recinto obtenidas por EL UNIVERSAL se aprecian calcinados los plafones de los camerinos principales, tizne, daños generales en paredes y pisos, así como mobiliario y telas quemados.

La dependencia insistió a lo largo del día en que sólo se habían registrado daños “un poco mayores [sic]” en algunas zonas como en los talleres.

Por la noche, el Centro Nacional Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam), a través de un comunicado, detalló que hubo “afectaciones” que consistieron en “hollín en los acabados arquitectónicos y puertas de cuatro camerinos, así como desprendimiento de plafones, y afectaciones en el acabado de muros y pisos”.

En el exterior, añadió el Instituto Nacional de Bellas Artes, “hubo daños superficiales en el mármol del enmarcamiento y en la parte superior de la puerta de hierro forjado del acceso norponiente, en avenida Hidalgo esquina la calle Ángela Peralta, y que en esta zona se llevaron a cabo actividades de limpieza”.

El INBA aseguró que el Centro Nacional Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble se encuentran elaborando un dictamen para valorar las acciones a seguir.

Asimismo, dijo que “los técnicos especialistas en obra mural, caballete y escultura determinaron que no hubo daños o afectaciones a las obras patrimonio artístico mueble”, y que se “realizarán labores de inspección detallada para definir los procedimientos de restauración y limpieza mecánica superficial en donde sea requerido, de acuerdo a los protocolos establecidos”.

Xavier Guzmán, subdirector de Patrimonio Artístico Inmueble del Instituto Nacional de Bellas Artes, explicó en entrevista que los daños fueron menores y calificó el incendio sólo como un “conato”.

PUBLICIDAD

Detectan el fuego alrededor de las 4:40 horas. “A las 4:40 de la madrugada hubo un conato [de incendio] y al parecer hubo un corto circuito en un taller de vestuario. Gracias a los rondines y al protocolo de seguridad, inmediatamente se dieron cuenta y el mismo personal del Palacio de Bellas Artes empezó a sofocar este conato y se llamó a los bomberos”, indicó Guzmán, quien aseguró que a las 5:10 horas concluyó el protocolo y se retiraron los bomberos.

Peritos de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de Méxicoinvestigan el origen del siniestro para deslindar responsabilidades penales.

Guzmán afirmó que hay “tizne” en los camerinos, en el taller hay “daños un poco mayores” y agregó que el humo persistía hasta la tarde de ayer.

El olor a quemado se extendió a todas las áreas del Palacio de Bellas Artes, como la Sala Principal, la cafetería, las salas de exhibición y el lobby.

En el área exterior, según Guzmán, el mármol está “un poco ahumado” y la puerta “tiene daños”.

“La parte más ahumada ya se lavó con jabón inerte y hay que esperar el dictamen para entrar a la parte de restauración del mármol y de la puerta. Es piedra, hay daño, pero es muy menor”, dijo el funcionario y reiteró que en el área de camerinos hay “tizne” que se tendrá que limpiar.

El subdirector de Patrimonio Artístico Inmueble del INBA aseguró que nunca había ocurrido nada igual y que los “accidentes son sólo eso, son escandalosos, dan susto, pero no pasa nada”.

Tanto Guzmán como el Instituto Nacional de Bellas Artes han asegurado que todas las actividades seguirán desarrollándose de manera normal como están programadas.

El pasado 28 de mayo se canceló el concierto que ofrecería la Orquesta Sinfónica del Estado de México por una falla en la luz eléctrica.

Músicos de esa agrupación aseguraron en redes sociales que percibieron incluso humo y olor a quemado, y que al no volver la luz se tuvo que suspender y se evacuó a los artistas y al público.

La joven Karla Téllez, quien acudió como público, narró a este diario que los asistentes esperaron afuera del recinto alrededor de 20 minutos, porque les indicaron que una falla en la energía eléctrica había retrasado el concierto.

“Después nos dieron el acceso al lobby, pero seguía sin haber luz nos tuvieron en espera entre 15 y 20 minutos, y cuando intentaron encender la planta de emergencia percibimos un olor a quemado, en seguida personas con chalecos de Protección Civil de Bellas Artes nos pidieron que saliéramos por las rutas de evacuación. El concierto se canceló”, explicó.

Al respecto, el Instituto Nacional de Bellas Artes informó que ambos sucesos no están relacionados. La falla del 28 de mayo se debió a que “se quemó un transformador por cuestión de uso”. (Con información de Eduardo Hernández)