Inicia temporada de verano 2016

Temporada-de-Verano

Autoridades estatales de Protección Civil informan que con la llegada del Solsticio de Verano, este lunes 20 de junio inicia oficialmente la temporada verano 2016 en el hemisferio norte, por lo que exhorta a la población a mantenerse atenta al incremento considerable de temperaturas, ya que puede afectar directamente a la salud.

Desde el origen de la tierra, hace más de 4 mil 470 millones de años, el solsticio se refiere a un evento astronómico que pasa dos veces al año, la primera a finales del mes de  junio y la segunda alrededor del 21 de diciembre.

El Solsticio de Verano es el día más largo y luminoso del año, y el Solsticio de Invierno es la noche más larga del año; en el hemisferio sur las estaciones son invertidas.

Dentro de nuestro sistema solar, el planeta Tierra gira alrededor del Sol y a la vez gira sobre su propio eje. El eje del planeta se puede imaginar como una línea recta entre el polo norte y el polo sur, pero el eje de la Tierra no es perpendicular a su órbita, sino que tiene un ángulo de 23.5 grados, por lo que durante una parte del año (de marzo a septiembre), el hemisferio norte está inclinado hacia el Sol; esta inclinación causa las estaciones. En el hemisferio norte las temperaturas más cálidas y los días más largos ocurren cuando el norte del planeta se encuentra más cerca del Sol.

Cuando el punto norte del eje del planeta está apuntando más directamente al Sol, en el mismo hemisferio se observa el día más largo del año y la noche más corta; a esto se le llama el Solsticio de Verano. De la misma manera, cuando el punto sur del eje de la Tierra apunta más directamente al Sol, el hemisferio norte experimenta la noche más larga y el día más corto del año, lo cual se conoce como el Solsticio de Invierno.

A decir de especialistas en el solsticio de verano, el hemisferio Norte recibe más luz solar que cualquier otro día del año, pero esto no significa que el primer día de verano sea el más caluroso.

La atmósfera y el océano actúan como barrera para el calor, absorbiendo y re-radiando los rayos solares. Es muy importante entender que, el combustible básico para que se forme e intensifique un ciclón tropical se deriva del incremento en la temperatura superficial del océano, por lo que al dar inicio de manera formal el verano y con ello se incrementen las temperaturas, también se incrementa el riesgo de que los ciclones tropicales se formen más rápido y con mayor intensidad.