¿Intenta Mejía eludir culpas en caso de bebés muertos?

La indignación en torno al caso de los bebés muertos en el Hospital General de Los Mochis crece, luego de surgir indicios de que la bacteria que los mató pudo ser provocada por el deterioro de las condiciones hospitalarias del nosocomio.

Ahora se cuestiona a los directores del Hospital General y los riesgos que se corren ya en el interior de este.

 Dice que el subdirector médico del Hospital General de Los Mochis, Joel Mejía Espinoza, no pudo quedar más mal en el caso de la muerte de los tres bebés.

En su afán de «lavarse las manos» tras los señalamientos de los padres de los recién nacidos, descartó que haya sido una bacteria la causa de los decesos de estos. Lo dijo tan seguro una y otra vez que algunos quedaron convencidos. Nada más que para otros no cuadraba el hecho de que lo dijera aún cuando no tenía los resultados de los estudios en la mano.

“El riesgo que corría de contaminar el caso y ponerse en evidencia ocurrió: Mejía Espinoza tuvo que reconocer que los neonatos fallecieron por shock séptico, por una infección, ya no sostuvo que por ser prematuros. A uno lo atacó en el intestino; a los otros dos en diferentes órganos”.

Contrariado, quizá contra su propia voluntad, Mejía Espinoza tuvo que reconocer lo que había negado, al igual que Rafael Preciado Romero, jefe de pediatría del nosocomio.

los mochis

La publicación advierte que ahora falta saber si su precipitación fue involuntaria o con toda la intención como parte de una estrategia para tratar de evitar alguna responsabilidad.

Como se informó, la causa de muerte de los tres neonatos en el Hospital General de Los Mochis fue por choque séptico, confirmó el doctor Joel Mejía Espinoza.

Sin embargo, la afección pudo haberse generado en unos de los bebés en el intestino, y en los otros en algún órgano diferente, por lo que el galeno descartó que exista conexión entre los tres casos.

De igual forma, Mejía externó que no se recibirán a más recién nacidos remitidos desde otro hospital, hasta que se identifiquen a plenitud la causa de los decesos.

En estos momentos, permanecen diez infantes en el área de neonatología, mismos que fueron trasladados a otra zona del sanatorio para seguir brindándoles los cuidados necesarios, detalló el especialista.