Los ejecutivos que no creyeron en el iPhone y acabó con sus negocios

El 29 de junio de 2007, el dispositivo que presentó Steve Jobs a principios de ese año y que revolucionó a más de una industria llegó al consumidor final con una proyección ingenua y pesimista por parte de varios competidores, entre ellos Microsoft, Nokia, Blackberry y Palm. Sin embargo, a 10 años de haber salido a la venta, el iPhone genera por sí solo ventas anuales por 137,000 millones de dólares, en tanto que las empresas antes mencionadas abandonaron la industria de los teléfonos inteligentes.

Hoy estamos lanzando tres productos revolucionarios. El primero es un iPod con una pantalla amplia con controles touch. El segundo es un revolucionario teléfono móvil y el tercero es un dispositivo de comunicaciones por internet (…) ¿Lo tienen? Son tres productos separados en uno y lo llamamos: iPhone”, fueron las palabras que el CEO y fundador de Apple mencionó en el lanzamiento del producto insignia de la compañía basada en Cupertino.

Pero en la industria, la sorpresa que soltó Jobs fue tomada a la ligera. Fueron varios ejecutivos de las empresas que lideraban la industria los que predijeron que el iPhone sería un equipo más en el mercado.

steve-ballmer

“No hay oportunidad que el iPhone tome alguna participación importante en el mercado. No hay oportunidad”, señaló Steve Ballmer, CEO de Microsoft, durante una entrevista con USA Today casi dos meses después del lanzamiento del iPhone.

“Es un equipo de 500 dólares. Quizá Apple haga mucho dinero. Pero si le echas un vistazo a los 1,300 millones de teléfonos que se venden, yo preferiría tener nuestro software en 60, 70 u 80% de ellos que al tenerlo en el 2 o 3%, que es lo que quizá obtenga Apple”, agregó el ejecutivo.

No hay necesidad de cambiar

olli-pekka-kallasvuo

“No creo que lo que hemos visto hasta ahora (de Apple) sea algo que de alguna manera nos obligue a cambiar nuestro pensamiento sobre software o de nuestro enfoque de negocio”, dijo en su momento Olli-Pekka Kallasvuo, presidente ejecutivo de Nokia.

“Pero el hecho de la entrada de Apple al mercado, en general, creo que estimula a la industria, está bastante claro”, agregó.

“Creo que será bueno para la industria y doy la bienvenida a ello”, fue otro comentario que el ejecutivo hizo durante una llamada con inversionistas de la firma tras el lanzamiento del móvil de Apple.

Una exageración

jim-ballsillie

“Pero en términos de que se trate de un cambio de timón para Blackberry, creo que es una exageración”, comentó Jim Balsillie, codirector de Blackberry a la agencia Reuters.

“Es más bien una entrada más en un espacio muy saturado con muchas opciones para los consumidores”, agregó el ejecutivo.

Intento fallido por replicar a Apple

Palm, una de las primeras firmas que desarrolló dispositivos con el objetivo de entregar productividad al usuario intentó reclutar a exdirectivos de Apple con el objetivo de tratar de replicar a la compañía de Jobs

Apenas dos meses después de que el CEO de Apple deslumbrara con el iPhone, Palm anunció la contratación de Paul Mercer, un ex ingeniero de Apple, con el objetivo de trabajar en nuevos productos.

Pese a la integración de exempleados de Apple, Palm jamás logró retomar el camino. Para 2009 y luego de que sus ventas fueran decepcionantes las acciones de Palm se remataban a un precio de tres dólares por acción, respecto a los 17 dólares en los se colocaban meses antes.