Mexicana bajó 55 kilos con ayuda del ISSSTE

obesidad

Ciudad de México.- Atrás quedaron los días de bullying cuando Indra Ríos Ramos pesaba 120 kilogramos, hoy después de someterse durante cinco años a un tratamiento médico multidisciplinario puede lucir con seguridad su figura en un bikini.

La joven de 26 años fue intervenida por médicos de la Clínica de Manejo Integral de la Obesidad Mórbida, del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del ISSSTE, quienes lograron que la joven perdiera 90% del excedente de peso que la afectaba desde la infancia.

“Doy las gracias a los médicos del ISSSTE porque me cambiaron la vida, me ayudaron a crecer como persona; al bajar de peso gané salud y gané confianza. Cuando inicié este tratamiento nunca imaginé que podría usar un bikini”, expresó Indra Ríos Ramos, quien desde su infancia y adolescencia padeció sobrepeso.

La joven quien lucía un ceñido vestido oscuro no dejaba de decir “le gané a la obesidad”, en compañía de sus padres. Indra aseguró que su imagen actual la ayudó a superar y enfrentar la depresión, ansiedad y bullying que la atormentaban por su imagen corporal.

Al padecer obesidad mórbida, Ríos Ramos presentaba otros problemas de salud: hipotiroidismo, desgaste articular en una rodilla, problemas ginecológicos, además de un alto riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares.

La estudiante de sicología de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), campus Xochimilco, pesa 65 kilogramos, tras someterse a cirugía bariátrica, atención psiquiátrica, endocrinología, nutrición y cirugía plástica. Al igual que ella hay mil 27 pacientes tratados por obesidad mórbida desde 2005 en el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre.

Por su parte, los médicos Fanny Stella Herrán Motta, jefa de la sección médica del Servicio de Cirugía Plástica y Reconstructiva y Coordinadora de Cirugía Plástica en Posgrados de Calidad del Conacyt, así como Jesús Montoya Ramírez, especialista en cirugía bariátrica y cirugía robótica, aseguraron que los tratamientos quirúrgicos para la obesidad extrema son un método eficaz probado internacionalmente.

Montoya Ramírez describió que Indra llegó a pesar 120 kilos y luego de recibir tratamiento multiprofesional en cinco especialidades médicas hoy pesa 65 kilos.

Resaltó que la joven ya no toma fármacos para hipotiroidismo y ha mejorado su calidad de vida, además de que este tipo de terapia interdisciplinaria tiene un costo de medio millón de pesos en hospitales privados, destacaron los médicos.

Para mejorar su aspecto físico, en octubre de 2014, a la joven se le practicaron reconstrucción abdominal y glútea, además de una mamoplastia a cargo de la doctora Herrán Motta.

Juan Felipe Ríos, padre de Indra, recomendó a los padres tener mayor atención en los hábitos de sus hijos.