México puede sancionar a Estados Unidos por hasta 163 mdd: Organización Mundial de Comercio

México puede imponer sanciones comerciales por hasta 163.23 millones de dólares anuales contra Estados Unidos tras ganar una añeja disputa sobre las normas del etiquetado del atún, resolvió este martes un árbitro de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

México se quejó ante el organismo mundial sobre normas de etiquetado de atún de Estados Unidos que dijo penalizaban injustamente a su industria pesquera y pidió sanciones en represalia por 472.3 millones de dólares, las cuales planeaba imponer a las importaciones de jarabe de maíz de alta fructosa estadounidenses.

Poco más tarde de la resolución, México informó que solicitará inmediatamente a la OMC autorización para fijar acciones de represalia en contra de importaciones de productos de Estados Unidos, tras ganar el arbitraje en una añeja disputa sobre etiquetado de atún.

“México solicitará inmediatamente al Órgano de Solución de Diferencias de la OMC la autorización para suspender beneficios y, de manera paralela, iniciará los procedimientos internos necesarios para hacer efectiva dicha suspensión en contra de importaciones de productos”, estadounidenses, detalló la Secretaría de Economía en un comunicado.

La OMC determinó que dicho perjuicio equivale a un monto de 163 millones de dólares estadounidenses anuales (aproximadamente unos 3,200 millones de pesos).

En octubre del 2008, México inició el procedimiento de solución de diferencias ante la OMC en contra de las reglas de etiquetado de atún “dolphin–safe”, las cuales han impedido el comercio del atún mexicano de manera efectiva en el mercado estadounidense.

La dependencia federal destacó que el método de pesca utilizado por la flota mexicana cumple con los más altos estándares internacionales, para la protección de los delfines y sustentabilidad, y se encuentra regulado por el Acuerdo sobre el Programa Internacional para la Conservación de los Delfines (APICD).

Indicó que México continuará defendiendo los intereses de la industria mexicana y el cabal cumplimiento de los compromisos internacionales de sus socios comerciales y, particularmente, la pesca y la sustentabilidad de los océanos para las presentes y futuras generaciones.