Niñas, adolescentes y padres, las víctimas del atentado de Manchester

Algunos padres que murieron ese día solo iban a buscar a sus hijos tras el concierto de Ariana Grande; familiares y amigos de las víctimas del ataque terrorista les rinden homenaje a través de las redes socialesAdemás, 59 personas resultaron heridas, 16 de ellas graves.

Entre el público había muchos niños y adolescentes, el perfil predominante entre los admiradores de Ariana Grande, la estrella estadounidense que actuaba en el Manchester Arena.

Roussos es la víctima más joven hasta ahora. Se desplazó a ver el concierto desde Leyland, en el vecino condado de Lancashire, con su madre y su hermana, de unos 20 años, que resultaron heridas.

Chris Upton, el director de su escuela, la describió como “una niña hermosa en todos los sentidos de la palabra”.

“Todo el mundo la quería, y recordaremos con afecto su calidez y amabilidad”, explicó.

La escuela Holmes Chapel Comprehensive School, 45 kilómetros al sur de Manchester, anunció la muerte de Nell Jones este miércoles, expresando su gran pesar por la pérdida de “una chica muy popular, siempre sonriente, siempre positiva”, en palabras de su tutor, David Wheeler.

Charlotte Campbell, que el martes apareció en las principales televisiones británicas pidiendo ayuda para encontrar a su hija Olivia, de 15 años, anunció que la menor había muerto.

“RIP mi querida hija Olivia, preciosa, linda, llevada lejos, lejos, prematuramente, ves a cantar con los ángeles y sigue sonriendo. Mamá te quiere”, escribió apesadumbrada en Facebook, junto a una foto de la chica.

Estudiante universitaria de sanidad y asistencia social, también de Lancashire. El día antes del concierto publicó una foto en las redes sociales abrazada a Grande. “CONTENTA DE VERTE MAÑANA”, afirmaba a pie de foto.

Georgina era una joven estudiante adorable, muy popular entre sus compañeros y el personal, y siempre aprovechó al máximo las oportunidades que le brindó la escuela”, afirmaba un comunicado de su antigua escuela, la Bishop Rawstorne Church of England Academy.

Artículo
Tenía 18 años y estaba más que feliz tras el concierto de su artista favorito cuando un hombre se inmoló haciendo estallar una bomba en el Manchester Arena; Gina murió en la cama del hospital a causa de sus heridas.

John Atkinson, de 26 años, de Bury, una localidad a media hora de Manchester, fue identificado por sus amigos como uno de los muertos.

Su cuenta en Facebook se convirtió en un foro de homenaje, un proceso que sólo puede llevarse a cabo si su familia contacta con la red social y lo solicita.

John era “uno entre un millón, y lo quería mucha gente”, escribió Hayley Turk, una amiga que organizó una colecta para la familia.

Un gestor de relaciones públicas de Stockport, al sur de Mánchester, Hett acudió al concierto con un amigo. Su hermano realizó varios llamamientos en las redes sociales en las horas que siguieron al ataque, pero un amigo confirmó este miércoles su muerte.

“Recibimos la pasada noche la noticia de que nuestro maravilloso, carismático y hermoso Martyn no sobrevivió”, escribió Stuart Spinall.

Una madre de Sheffield, una ciudad del norte de Inglaterra. Su familia y amigos la estuvieron buscando activamente el martes, día siguiente al atentado, pero su pareja, Ian Hinslow, anunció finalmente que había muerto.

“Teníamos tantos planes juntos. Mi hija Phoebe quedará absolutamente destrozada, como lo estamos todos”, escribió Hinslow.

Alison Howe, de 45 años, y Lisa Lees, de 47, habían ido a buscar a sus hijas al concierto y no salieron vivas.

“Nos arrebataron a una madre y una madrastra hermosa y cariñosa. Fue increíble con todos nosotros”, escribió un familiar de Howe.

“Lisa se fue, pero nunca la olvidaremos. Te quiero Lisa, te voy a echar de menos”, lamentó el hermano de Lees en Facebook.

Madre de tres hijos, de 50 años según The Sun, Tweedle fue al concierto a buscar a la hija de una amiga. Era recepcionista en un liceo de Blackpool, en la costa oeste de Inglaterra.

También se confirmó la muerte de Angelika y Marcin Klis, un matrimonio polaco que vivía en el Reino Unido y que fue al concierto a buscar a sus hijas, informó el ministro de Relaciones Exteriores de ese país.

“Los padres fueron al final del concierto a buscar a sus hijas y, desgraciadamente, tenemos información de que murieron. Las niñas están bien”, dijo el ministro Witold Waszczykowski a una emisora de radio polaca.