Con esas cifras, el primer trimestre de 2017 se convirtió en el más violento de los últimos siete años en Oaxaca, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad.

El total de delitos del fuero ascendió a 6 mil 976 en el primer trimestre del año.

Ante datos tan alarmantes, el coordinador de la fracción parlamentaria del PRD, Carol Antonio Altamirano, indicó que la política policial y de prevención del delito no está dando resultados.

Y es que “en todas las regiones del estado, principalmente en la región del Istmo y de la Cuenca, hay la percepción de que la inseguridad ha aumentado. La gente vive con miedo y eso es realmente preocupante”, sostuvo.

En ese sentido, pidió reforzar las medidas de seguridad e implementar un verdadero programa de prevención del delito, que esté a la altura de las nuevas exigencias de la población y que vaya acompañado con acciones sociales como el mejoramiento del alumbrado público y sistemas de videovigilancia en zonas de mayor riesgo.

Con esa propuesta, las y los diputados del PRD buscan que a través de la Secretaría de Seguridad Pública y de la Secretaría General de Gobierno, por medio de su órgano desconcentrado Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública, se implementen medidas eficaces de prevención de delitos, y operativos para reducir la inseguridad, además de realizar labores de investigación e inteligencia policial que permitan determinar las causas del incremento de la delincuencia en Oaxaca.