Otros tipos de vértigo: del dolor de oído al mareo por moverte

La enfermedad de Ménière es una anomalía en el oído interno que afecta el equilibrio y la audición. Puede haber ataques de vértigo que aparecen de repente o después de un corto período de tinnitus o de audición amortiguada. Algunas personas tienen un ataque de vértigo sólo de vez en cuando, otras pueden tener muchos ataques más seguidos durante un periodo de varios días, incluso hay unas con vértigo tan extremo que pierden el equilibrio y se caen. El Dr. Jorge Madrigal Duval, otorrinolaringólogo egresado del Hospital Español de México y primer médico mexicano certificado en Rehabilitacion vestibular por la American Physical Therapy Association, nos contará más sobre esta enfermedad.

Algunos investigadores creen que la enfermedad de Ménière es el resultado de contracciones en los vasos sanguíneos de manera similar a las que causan las migrañas. Otros, por su parte, piensan que la enfermedad de Ménière puede ser consecuencia de infecciones por virus, alergias o reacciones autoinmunitarias. Además, debido a que este mal parece darse en familias, también podría ser el resultado de variaciones genéticas.

oido

Dentro de los síntomas más comunes se encuentran: mareos, sensación de girar o dar vueltas, problemas de equilibrio, sudoración, náuseas, vómitos, pérdida de la audición, en especial con respecto a los sonidos que tienen un tono bajo. Esta enfermedad no tiene cura, pero puedes aprender a vivir con ella mediante algunas actividades que son útiles para reducir sus efectos como: evitar los movimientos repentinos, ya que pueden agravar los síntomas, evitar manejar, operar maquinaria, escalar y realizar actividades en las que se pudiera poner en riesgo la integridad física propia o ajena.

vértigo

Si en algún momento sientes que te está dando un ataque o presentas algunos síntomas lo que puedes hacer de inmediato es tratar de recostarte sobre una superficie que no se mueva (como el piso), para los mareos debes mantener los ojos apuntando hacia un objeto que no se mueva. Es menos probable que presentes vómitos si no comes ni bebes mucho, cuando desaparezcan los síntomas levántate lentamente, lo más seguro es que después de eso te sientas muy somnoliento, pero si continúas teniendo vómitos por más de 24 horas y no retienes ningún líquido, debes acudir con un médico.