Presión alta: los riesgos de consumir alcohol

La presión arterial alta o la hipertensión, es un precursor de numerosos problemas relacionados con el corazón, los riñones y el cerebro, y se ha comprobado que el consumo de alcohol en exceso si puede afectar la presión arterial en diferentes aspectos.

En primer lugar, el exceso de alcohol provoca un aumento en el peso, por el exceso de calorías Las grasas por arriba de lo esperado causa un exceso en la presión de las arterias y el corazón.

En segundo lugar, el exceso de alcohol también tiene un efecto adverso en el funcionamiento de los riñones, los cuales con daño ejerció presión sobre las arterias y con ello la hipertensión.

Pero una combinación del estrés en el alcohol se convierte en un factor de riesgo para el aumento de la presión arterial, por ello, los grandes bebedores son propensos a sufrir problemas de presión relacionada. Estudios indican que el consumo de alcohol eleva 4 mm HG la presión.

Sin embargo, el consumo de alcohol en personas con problemas de alta presión tiene un mayor efecto en las mujeres que en los hombres. En el caso de las edades, los hombres mayores de 65 años de edad entán en riego mayor de sufrir complicaciones por el alcohol.

La recomendación de los médicos es que lo mejor es dejar de beber alcohol, estudios indican que las personas que no consumen tiene la presión arterial normal comparadas con aquellas que consumen alcohol en exceso y de forma regular.

En el caso de que no se pueda dejar de consumir alcohol, lo recomendable es reducir la cantidad y beber en cantidades moderadas. Los médicos aconsejan, por ejemplo, una bebida al día para las mujeres y dos bebidas para los hombres (es decir, 1 vaso pequeño de cerveza o vino y una medida del espíritu).

Otra alternativa para aquellos que no pueden dejar de beber es mezclar agua con alcohol, que es una buena forma de prevenir el consumo de alcohol en exceso, y con ello una disminución de la presión sanguínea, sólo si el alcohol es la única causa subyacente.

La primera recomendación es medir la presión arterial regularmente por el médico, si se comprueba que el alcohol es la causa subyacente, entonces el consumo tiene que ser controlado.