Se ‘dispara’ uso de anticonceptivos de emergencia

Registros de la Secretaría de Salud del Gobierno federal exhiben que la entrega de estas píldoras registró un aumento de 988.8 por ciento, al pasar de 170 solicitadas en 2012 a mil 851 el año pasado, pero, en contraste, la de condones, por ejemplo, tuvo un crecimiento de tan sólo seis por ciento en el mismo lapso.

Los anticonceptivos orales acumularon en ese período un aumento de 159.8 por ciento, lo que significa que su uso se incrementó poco más de 2.5 veces.

Según la Dirección General de Información en Salud (DGIS), las autoridades entregaron en el estado el año pasado 432 mil 363 distintas unidades de métodos de planificación familiar y 386 mil 220 en 2015, así como 339 mil 328 en 2014, 407 mil 346 en 2013 y 406 mil 51 en 2012.

Estas variaciones son comprensibles considerando que las mujeres tienden a cuidarse de los embarazos no deseados y prefieren tomarse la llamada “píldora del día después” cuando sus parejas no usaron preservativo, consideró el médico Lorenzo Soberanes Maya a propósito del Día Internacional de la Planificación Familiar, celebrado este día.

“La primera vez que yo usé la pastilla fue por precaución. No usé condón porque la relación no estaba planeada. La segunda vez fue lo mismo, pero no fui al médico por vergüenza. En la tercera vez, el condón se rompió y la pastilla no me funcionó”, comentó Leticia Pérez, usuaria de este método de planificación.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la anticoncepción de emergencia puede prevenir la mayoría de los embarazos después de una relación sexual sin protección, la falla de otro método o uso incorrecto y tras una violación.

Para Soberanes Maya, en la actualidad existe un concepto erróneo sobre su adecuado uso, pues, indicó, no debe emplearse de modo habitual porque se corre el riesgo de desencadenar problemas de infertilidad.

Pese a estos datos, Lizeth Gutiérrez Perea, coordinadora del Programa de Salud Reproductiva de la Jurisdicción Sanitaria II, dijo que no existe un método que sea la tendencia, sino que depende de cada caso en particular y de lo que los médicos recomienden.

“No es que se ponga de moda uno u otro”, comentó. “Cada individuo es completamente diferente. Todos los métodos tienen efectos secundarios que en algunas pacientes pueden presentarse y en otras pueden no presentarse”.

Los expertos coinciden en que, a diferencia de lo que sucedía en el pasado, hoy los hombres tienen una participación más activa en el control prenatal.

Sin embargo, afirmaron, hay un gran porcentaje de la población que desconoce todavía sobre los métodos de planificación familiar y sobre todo que éstos son gratuitos en las unidades médicas de la Secretaría de Salud, a donde pueden acudir en busca de orientación y consejería.