Se inyectan sangre de gente joven en busca de la inmortalidad

Un polémico experimento médico inyecta sangre de gente joven a gente con una edad media de 60 años bajo la creencia de que así se puede combatir el envejecimiento.

Hasta ahora, más de 100 personas ya se han sometido al ensayo clínico promovido por ‘Ambrosia’, una ‘start-up’ de California, en Estados Unidos, que ofrece transfusiones a aproximadamente 8 mil dólares, por inyección.

La empresa, fundada el año pasado por el médico Jesse Karmazin, ofrece combatir el envejecimiento a sus pacientes inyectando dos litros y medio de plasma procedente de los bancos de sangre, que son una mezcla de varios donantes adolescentes.

Karmazin se dice satisfecho con los primeros resultados del experimento y le comenta al periódico ‘The Sunday Times’ que el tratamiento es “como la cirugía plástica del interior”.

El médico asegura también que el tratamiento ayuda a mejorar condiciones como la diabetes, además de que ayuda al funcionamiento del corazón y la memoria.

“No estoy en posición de decir que nos proporcionará la inmortalidad, pero creo que está muy cerca”, señala Karmazin.

El método sin embargo ya ha sido cuestionado por la comunidad científica, que ha puesto en duda su veracidad, retando el nulo sustento científico que tiene y criticando que se les exija a los pacientes pagar dinero por participar en el estudio.