Secretaría de Salud emite recomendaciones para evitar golpe de calor y deshidratación

•    Afectan principalmente a niños menores de 5 años y adultos mayores de 60 años

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- Debido a las altas temperaturas que se han registrado en la entidad chiapaneca, la Secretaría de Salud del estado emite recomendaciones para evitar el golpe de calor y la deshidratación causados por la exposición a extremas temperaturas ambientales, que afectan principalmente a niños menores de cinco años y adultos mayores de 60 años de edad.

La dependencia estatal recomienda evitar permanecer por tiempo prolongado bajo los rayos del sol, usar sombreros y sombrillas, mantenerse en lugares frescos, usar ropa ligera y de colores claros, y aumentar el consumo de líquidos durante la exposición a los rayos solares.

Además de evitar la ingesta de bebidas alcohólicas y no realizar ejercicio entre las 11 de la mañana y las cuatro de la tarde. En caso de presentar golpe de calor o insolación, se debe colocar a la persona en un lugar fresco o cuando menos a la sombra, aflojar su ropa, aplicar paños húmedos, darle de beber agua y llevarlo a la unidad médica más cercana.

La Secretaría de Salud del estado informa que el golpe de calor es el incremento súbito de la temperatura corporal a más de 39 grados, causado por la exposición a extremas temperaturas ambientales, donde las manifestaciones físicas son piel roja, caliente y sin sudor, palpitaciones, pulso acelerado, náuseas, dolor de cabeza, fiebre, entre otras.

Mientras que la deshidratación es una de las consecuencias adversas por la ingesta inadecuada de agua, cuyos síntomas dependen del grado de deficiencia del líquido; de manera general se presentan síntomas como mareos, dolor de cabeza, debilidad y fatiga, boca seca y falta de apetito.

En personas sedentarias o moderadamente activas y bajo condiciones normales de temperatura, el cuerpo pierde agua a través de la orina, heces, respiración y sudoración; en tanto que al aumentar la actividad física y en condiciones de diferente temperatura, el sudor contribuye a la pérdida de agua corporal, por lo que se recomienda consumir de dos a tres litros de agua diariamente, aunque las necesidades pueden variar de acuerdo a edad, sexo, dieta y tipo de actividad física.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el agua es esencial para el cuerpo humano en cualquier etapa de la vida porque ayuda a regular la temperatura corporal, manteniendo la piel hidratada y elástica, lubricando articulaciones y órganos, y manteniendo una buena digestión.