Sedena busca a seis militares desaparecidos tras avalancha de lodo

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) busca a seis de sus elementos que están en calidad de desaparecidos, luego de haber sido arrastrados el sábado por una avalancha de lodo en San Miguel Totolapan, Guerrero.

Los elementos se encontraban en una elevación cercana a la comunidad de El Carrizal en ese municipio, en operaciones de apoyo a la seguridad pública para reducir la violencia cuando, a las 6:20 horas de ayer, fueron sorprendidos por una avalancha de lodo, piedras y ramas provocada por las fuertes lluvias registradas durante la madrugada en el mencionado lugar.

La Sedena confirmó que, tras los hechos, lamentablemente dos militares perdieron la vida, uno se encuentra herido y seis más están en calidad de desaparecidos.

El grupo castrense que se encontraba desplegado pertenece al primer batallón de la Policía Militar.

Según el vocero de seguridad del estado de Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, el militar que resultó herido fue trasladado de forma inmediata al Hospital Militar, ubicado en el municipio de Chilpancingo.

Binomios especialistas y dos helicópteros pertenecientes a la Fuerza Aérea Mexicana, en coordinación con otras dos aeronaves de la policía estatal, realizan las labores de búsqueda y rescate de los seis elementos que permanecen desaparecidos.

Municipio en la pobreza. En esa zona, donde los elementos militares prestaban ayuda, vivían hasta el año 2010 poco más de 28 mil personas, conformadas por 5 mil 669 hogares; mil 308 estaban encabezados por jefas de familia.

Según el reporte del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), el tamaño promedio de los hogares en el municipio fue de 4.9 integrantes y su grado de escolaridad promedio, entre la población que se ubica entre los 15 años o más, era el equivalente a la primaria inconclusa, esto es, 5.6 grados.

En ese municipio se ubican 78 escuelas preescolares, 94 primarias y 37 secundarias. Además de dos bachilleratos, pese a esto, no existe ninguna escuela de formación para el trabajo.

A pesar de la considerable presencia de comunidades indígenas, el municipio no contaba con ninguna primaria para atender a esa comunidades.

El despliegue de servicio social militar se debe también a que en todo el municipio se cuenta con apenas 20 unidades médicas que se encuentran dispersas en la región.

El personal médico activo en la zona suma apenas 30 personas y la razón de doctores por unidad médica era de 1.5, frente al porcentaje de 4.1 que se registra en todo el estado de Guerrero.

Los datos aportados con el Coneval, sobre la condición de pobreza en la zona, abarcaba a 83% del total de la población del municipio; 8 mil 242 de los habitantes de la región presentaban pobreza moderada y 13 mil 984 se encuentran en condiciones de pobreza extrema.

La condición de rezago educativo afectaba a 35.7% de la población, lo que significa que 9 mil 546 individuos presentaron carencia social.

En el mismo año que se publicó, el porcentaje de personas sin acceso a servicios de salud fue de 58.1%, lo que equivalía a 15 mil 557 personas.

La carencia por acceso a la seguridad social afectó a nueve de cada 10 pobladores del lugar. El porcentaje de individuos que reportó habitar en viviendas con mala calidad de materiales y espacio insuficiente fue de seis de cada 10 personas en el municipio.

El porcentaje de personas que reportaron habitar en viviendas sin disponibilidad de servicios básicos como agua, luz o un piso firme, fue de 92.9%, lo que significa que las condiciones de vivienda no son las adecuadas para casi el total de la población que vive en esa zona de Guerrero.