SS busca reducir la muerte materna y perinatal

embarazo

Con el objetivo de concientizar a las mujeres sobre el embarazo saludable y la salud de los infantes, la Jurisdicción Sanitaria II a través del área de salud reproductiva  tienen programas permanentes para reducir la mortalidad materna y perinatal.

En el marco del día nacional de la salud materna y perinatal la Organización Mundial de la Salud informa que cada día mueren alrededor de 830 mujeres por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto.

En México, en el año 2015 ocurrieron 778 muertes maternas -2.1 muertes por día- estas defunciones se concentraron básicamente en 12 entidades federativas: Estado de México (12.2%), Chiapas (9.9%), Ciudad de México (7.2%), Veracruz (5.4%), Puebla (5.1%), Oaxaca (5.0%), Guanajuato (4.6%), Guerrero (4.6%), Jalisco (4.6%), Michoacán (4.0%), Chihuahua (3.9%) y Nuevo León (2.8%).

Las principales causas de muerte materna, en orden de presentación, para el año 2015 fueron: obstétricas indirectas, enfermedad hipertensiva del embarazo, otras complicaciones del embarazo y parto  y hemorragia.

“En los últimos tres años hemos logrado disminuir en la Jurisdicción Sanitaria II la mortalidad materna alrededor de un 35% y las causas que se han presentado son en su mayoría indirectas, esto quiere decir que no son enfermedades propias del embarazo; sin embargo la mayoría de éstas complicaciones se pueden prevenir” informó la Coordinadora de Salud Reproductiva de la Jurisdicción Sanitaria II, doctora Lizeth Gutiérrez Perea.

Con respecto a la mortalidad infantil, cerca del 45% de las muertes de menores de cinco años se produce durante el periodo neonatal. Durante el primer mes, casi la mitad de los fallecimientos tienen lugar en las primeras 24 horas de vida y un 75% durante la primera semana.

En México, en el 2015 murieron 25,954 niños y niñas menores de un año como consecuencia de la prematuridad, las malformaciones congénitas, las infecciones y la hipoxia-asfixia. Más del 80% de las muertes en recién nacidos se deben a causas prevenibles y tratables, por lo que se debe mejorar la calidad y cobertura de las intervenciones en la mujer antes de embarazarse, durante el embarazo y en el recién nacido. A pesar de los avances en la reducción de la mortalidad infantil, el descenso de la mortalidad neonatal es más lento.

La Doctora Gutiérrez Perea destacó que la inmensa mayoría de estas defunciones son prevenibles y aunque ha habido avances considerables en los últimos años, es importante seguir haciendo hincapié para reducir aún más estos decesos.

“Tenemos varias estrategias implementadas, desde luego es la consejería para la planificación familiar, los servicios son gratuitos para poder planear un embarazo en el momento adecuado con el menor riesgo. Tenemos estrategias a nivel nacional al 01800 materna para recibir orientación sobre dudas de síntomas y las refieren al centro de salud más cercanos”.

Por ello es importante:

Realizar como mínimo dos ultrasonidos, que pueden aplicarse en el 1º, 2º, o 3er. trimestre del embarazo, siendo obligatorio el del tercer trimestre para verificar la viabilidad fetal.
La atención especializada a la etapa pregestacional, primer trimestre del embarazo y parto puede suponer la diferencia entre la vida o la muerte.
La nutrición correcta y la suplementación con ácido fólico y complejo B, en la mujer y su pareja, son fundamentales para disminuir la incidencia de defectos al nacimiento y fortalecer la programación para reducir las enfermedades del adulto.
El seguimiento de la mujer embarazada para la identificación oportuna de infecciones urinarias o de transmisión sexual, son intervenciones que pueden reducir hasta el 40% de los nacimientos prematuros.
La reanimación neonatal, la lactancia materna, el método canguro y el apoyo ventilatorio no invasivo para los recién nacidos prematuros, son intervenciones eficaces para reducir hasta 80% la mortalidad en el recién nacido/a.
Iniciar el control del embarazo y acudir al menos a cinco consultas médicas lo más pronto posible cuando se sepa que está embarazada.
Es importante recordar ser constante y disciplinada antes y durante el embarazo. Acudir a las consultas prenatales, de preferencia en los primeros tres meses del embarazo, para que usted y su bebé permanezcan sanos.

Es importante unir esfuerzos y reducir los índices de mortalidad materna, por lo que si durante el embarazo presenta: sangrado, segregación de algún líquido vaginal, zumbido en los oídos, fuertes dolores de cabeza, acudir de inmediato a su centro de salud para ser valorada.

La Secretaría de Salud recuerda que prevenir las muertes maternas es posible mediante el control prenatal oportuno, integral, periódico y sistemático.