SS reconoce labor preventiva de las y los nutriólogos en el sobrepeso y obesidad

Salud-en-ChiapasTuxtla Gutiérrez, Chiapas.- Por su labor en la prevención de enfermedades crónicas como el sobrepeso y la obesidad, así como en la orientación de una dieta balanceada, la Secretaría de Salud del estado reconoce a los profesionales en nutrición que otorgan servicios en los programas de salud pública, atención médica y alimentación hospitalaria.

En el marco del Día del Profesional en Nutrición, que se celebra el 27 de enero, el secretario de Salud estatal, Francisco Javier Paniagua Morgan, felicitó a las y los nutriólogos por su desempeño profesional en los programas de salud y diferentes unidades médicas, así como por su gran compromiso para orientar y educar a la población para adoptar estilos de vida saludables con una buena alimentación.

Aseguró que los nutriólogos están capacitados para sugerir, cambiar o modificar los regímenes alimentarios de las personas, con el objetivo de alcanzar un equilibrio físico, biológico y mental con la orientación alimentaria del Plato del Buen Comer, con una dieta completa y equilibrada, fomentando la combinación y la variación de alimentos, acompañado de actividad física para mantenerse sano.

Explicó que en la gama del Plato del Buen Comer se encuentra el consumo de frutas y verduras como espinaca, nopal, brócoli, zanahoria, aguacate, chile, jitomate, naranja, manzana, fresa, melón y papaya, que aportan vitaminas y minerales, y son los que deben consumirse en mayor cantidad pues de acuerdo con recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es necesario ingerir cinco raciones por día (cada ración equivale a una pieza o una taza, aproximadamente).

También están los cereales y tubérculos como papa, camote, pan, pasta, galletas y granos (maíz, trigo, avena o arroz), mismos que deben consumirse de preferencia con cascarilla (integrales); éstos proporcionan carbohidratos, vitaminas y minerales, y deben incluirse en la dieta diaria en cantidad suficiente, es decir, tres o cuatro raciones en promedio (cada ración consta de dos tortillas, una rebanada o pieza mediana de pan, tres cuartos de taza de cereal para desayuno con fibra o media taza de papa).

Y por último está el consumo de leguminosas y alimentos de origen animal, que incluye la leche y sus derivados, carne, pollo, pescado y huevo, además de frijol, haba, lenteja o garbanzo, que brindan proteínas, vitaminas y minerales, y se deben incluir aproximadamente tres raciones por día (cada una de 100 gramos de carne, 120 gramos de pescado o tres cuarto de taza de legumbres).