Sube a 79 la cifra de muertos por incendio en Londres

En una comparecencia ante los medios, el comandante Stuart Cundy agregó que esa cifra “aún podría variar”, si bien no tan significativamente como en los últimos días, y dijo que hasta la fecha, de esas 79 personas, “cinco han sido formalmente identificadas”.

El alto mando policial dijo que “es difícil describir la devastación ocasionada por el fuego” en algunas partes del bloque de 24 plantas y 120 viviendas, ubicado en el barrio de North Kensington, en el oeste de la capital, mientras continúa la operación de búsqueda que desarrollan equipos especiales a fin de recuperar más cuerpos.

“Tristemente, muchas familias han perdido a más de un ser querido y estos son momentos increíblemente angustiosos para todos ellos”, dijo el policía.

La “prioridad” es ahora “identificar” a todas las víctimas mortales, al tiempo que prosigue “la operación de búsqueda, en colaboración con la Brigada de Bomberos de Londres, el Servicio de Ambulancias y policías especializados en este tipo de sucesos para recuperar “lo más rápido posible los cuerpos de aquellos que murieron”.

“Tristemente, muchas familias han perdido a más de un ser querido”

Cundy reconoció que “la espantosa realidad” de lo ocurrido en el inmueble siniestrado y “la devastación provocada por el fuego en algunas partes del edificio” podrían hacer “que tal vez no sea posible identificar a todas las personas que han muerto” en la Torre Grenfell.

Según remarcó, “lo importante será hallar respuestas” durante una pesquisa que “abarcará una amplia serie de asuntos”.

Cinco personas que habían sido registradas como “desaparecidas” tras la tragedia fueron halladas “sanas y salvas”, señaló Cundy, quien instó a aquellos ciudadanos que lograron escapar a comunicarlo a la policía.

Según el último parte oficial divulgado por el Servicio Nacional de Sanidad (NHS England), 17 heridos a consecuencia del incendio continúan recibiendo atención médica en cuatro hospitales de la ciudad, de los cuales nueve están “en estado crítico”.

El incendio en la madrugada del miércoles consumió rápidamente la Torre Grenfel, un edificio de 24 plantas en el barrio londinense de Kensington.

Cerca de 600 personas vivían en ese inmueble de 120 apartamentos.

torre-londres-incendio

Minuto de silencio e indignación

El país hizo un minuto de silencio este lunes a las 11:00 horas por unos hechos que conmovieron a un país que no gana para sustos y que ha vivido además cuatro atentados en tres meses.

Los medios británicos hablan de hasta 70 desaparecidos. El gobierno marroquí informó que siete de sus ciudadanos han sido identificados entre las víctimas.

La primera ministra Theresa May recibió críticas por evitar a los habitantes cuando visitó el lugar del incendio el jueves y tuvo que oír gritos de “vergüenza” y “cobarde” tras regresar ahí al día siguiente.

theresa-may-londres

Las autoridades temen que algunas víctimas nunca sean identificadas, debido a las altas temperaturas alcanzadas en el incendio.

El viernes, supervivientes del siniestro, allegados de las víctimas y miembros de la comunidad local dieron rienda suelta a su ira invadiendo el ayuntamiento del barrio de Kensington y Chelsea, donde se encuentra la torre.

“Reclamamos justicia”; “vergüenza”; “asesinos”, gritaron los manifestantes, que también corearon eslóganes contra la primera ministra: “Theresa May, es el momento de irse”.

Los manifestantes reprochan a las autoridades locales que ignorasen su inquietud sobre la seguridad del edificio de 24 plantas, porque provenían de una población mayoritariamente modesta.

Muchos denunciaron que no había salidas de emergencia, ni extintores, ni alarmas antiincendios. Además, el revestimiento instalado el año pasado sobre la fachada habría, dicen, favorecido la propagación del fuego.

“Hasta donde nos lleven las evidencias”

Cundy prometió una investigación oficial “exhaustiva” que abordará también el impacto que tuvo la renovación del edificio el año pasado, en la que se colocó un revestimiento en la fachada de un material inflamable, que pudo estar tras la rápida expansión de las llamas.

“Iremos hasta donde las evidencias nos lleven”, prometió el comandante, “para asegurarnos de que todos los responsables serán llevados ante la justicia.

El siniestro, cuya causa todavía se desconoce, provocó un fuerte movimiento de solidaridad. Se recaudaron más de 3 millones de libras para las víctimas, así como ropa y alimentos.

Tras los disturbios en el barrio donde ocurrió el incendio, y las críticas a la reacción del gobierno conservador, la reina Isabel II llamó a la unidad nacional.

“Este es tradicionalmente un día de fiesta”, dijo en un mensaje de tono inhabitual coincidiendo con las celebraciones por su 91º cumpleaños.

“Pero este año, es difícil no sentir el sombrío estado de ánimo nacional”, agregó, llamando a los británicos a no desmoronarse ante la “sucesión de terribles tragedias” de los últimos meses, tres sangrientos atentados y el incendio en Londres.