Suspenden festival de rock alemán por alerta terrorista

El festival al aire libre Rock am Ring, el más popular y multitudinario de Alemania, quedó ayer en suspenso debido a una alarma terrorista que derivó en el desalojo de decenas de miles de asistentes, mientras que las autoridades evalúan si hoy se reanuda el evento.

El festival, que había abierto para sus tres días de duración hacia las 14:00 (hora local), fue interrumpido cinco horas después por existir “indicios concretos” de una amenaza terrorista, según informó la policía y confirmaron las autoridades del estado federado de Renania Palatinado. Los organizadores del evento, pese a considerar precipitado el desalojo, informaron sobre las 19:00 horas a los miles de asistentes de la necesidad de abandonar el recinto, instalado en el circuito automovilístico junto a la localidad de Nürburg, desde el mismo escenario donde se realizaban las presentaciones.

Inmediatamente después empezaron a difundir en redes sociales, megafonía y servicios de seguridad presentes información concreta para la evacuación total del recinto, mientras fuerzas policiales procedían a inspeccionar la zona. “El festival se suspende por hoy debido a una situación de peligro terrorista. Esperamos poder retomar mañana [sábado]. Por favor diríjanse a las salidas”, se escuchó por los altoparlantes. Esta mañana se definirá si los conciertos se reanudan o no.

De acuerdo con medios locales, el desalojo se desarrolló ordenadamente y la mayoría de los asistentes —unos 10 mil, según estimados de algunos medios— abandonó el recinto sin muestras de pánico e incluso cantando consignas llamando a mantener la calma y repudiando el terrorismo.

Aproximadamente una hora después del aviso de la organización se había completado el desalojo, mientras los organizadores ofrecían una improvisada conferencia de prensa en la que dejaban claro su malestar y calificaban de injustificada y precipitada la orden.

“Actualmente hay investigaciones en curso. No podemos dar a conocer los motivos precisos en este momento”, señaló la policía.

En un comunicado, detalló que tras el “reciente ataque en un concierto en Manchester [Reino Unido], el concepto de seguridad para Rock am Ring fue modificado con anticipación y se incrementó el número de oficiales de seguridad a unos mil 200… dado que no se podía descartar una amenaza, se tomaron todas las medidas necesarias de inmediato”.

El responsable de Interior del “Land”, Roger Lewentz, aseguró que se investiga a profundidad el caso y dijo que informó de la situación al ministro federal, Thomas de Maizière.

Lewentz indicó que previsiblemente se informará por la mañana si se reanuda hoy el festival.

La policía de Coblenza, la capital del distrito, había dispuesto inmediatamente después de saltar la alarma una línea telefónica de información para atender las consultas de los asistentes al evento. El festival Rock am Ring es uno de los más populares y consolidados del verano alemán y se ha celebrado desde 1985.

Para esta edición del festival, que cumple 30 años, estaban anunciadas las actuaciones de las populares bandas alemanas Ramstein y Die Toten Hosen. Para los tres días de actuaciones, coincidiendo con el largo fin de semana de Pentecostés, se esperaba la asistencia de unas 85 mil personas. Además de los mil 200 agentes, se contrató seguridad privada para este evento, en el que, el año pasado, varias personas resultaron heridas por la caída de un rayo.

En toda Alemania, como en el resto de Europa, rige la alarma general antiterrorista, especialmente en actos multitudinarios como los festivales de verano cuya temporada arranca este fin de semana de Pentecostés en todo el país. Además de Rock am Ring, se celebra en estos tres días el multitudinario Karneval der Kulturen, en Berlín, así como el festival Gothic, en Leipzig, en el este.

Las autoridades alemanas permanecen alertas a causa de la amenaza islamista, sobre todo desde diciembre de 2016, cuando un atentado reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) causó 12 muertos en un mercado navideño de Berlín.

El festival se realiza, además, a semanas del atentado del 22 de mayo en Manchester tras el concierto de Ariana Grande, que dejó un saldo de 22 muertos. Ayer, la policía desalojó una zona de esta ciudad británica al identificar un auto Nissan Micra que “podría ser importante en la investigación” del ataque, por el que hay 10 personas detenidas. El Estado Islámico reivindicó el hecho, que dejó además decenas de heridos.