Tratan “como bebé” al Chapo Guzmán en prisión

Estados Unidos.- Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán no está conforme. Los abogados de uno de los narcotraficantes más poderosos de México han emitido una lista de quejas sobre la reclusión de su defendido.

Los juristas Michael Schneider y Michelle Gelernt afirman que las condiciones “inhumanas” en las cuales se encuentra Guzmán, recluido en la cárcel 10 Sur de Manhattan -también conocida como el ‘Guantánamo de Nueva York’-, han afectado tanto la salud del líder del cártel de Sinaloa que ya escucha voces.

En una carta, citada por el New York Times, los abogados de ‘El Chapo’ consideran que el aislamiento de su familia, de los medios de comunicación, así como la imposibilidad de que su defendido salga a tomar sol, impiden una preparación adecuada para el juicio.

Asegura que siente que lo tratan como bebé

Pero la lista de quejas no termina allí. Schneider y Gelernt también argumentan que la extrema vigilancia de las cámaras de la seguridad, las 23 horas de reclusión diarias y la poco llamativa vista que tienen los prisioneros desde la única ventana en la sala de recreos, afectan sensiblemente a quien fuera el capo de un negocio que movía unos 14.000 millones de dólares.

Guzmán enumeró, a través de sus abogados, otros tratos “inhumanos”: no puede ejercitarse en la bicicleta estacionaria mientras ve televisión ni cambiar de canal, es más, dijo estar harto de un “programa de naturaleza sobre un rinoceronte” que ha sido “repetido varias veces”; el agua del grifo lo enfermó.

Ante estas condiciones, los abogados de ‘El Chapo’ han pedido la inspección de un investigador de Amnistía Internacional para que verifique la situación en el recinto penitenciario. Sobre las “voces” que presuntamente escuchaba Guzmán, los fiscales dijeron que era el sonido de una radio cercana.

Además, se quejó de las atenciones que han tenido hacia el, como que la televisión de la sala donde descansa, siempre emite el mismo contenido, esto según informes de la revista estadounidense tmz.

El contenido del que se queja “El Chapo”, se trata de un documental de rinocerontes que se alterna siempre con la misma película. Además de que la bicicleta en donde se ejercita el recluso queda de espaldas al televisor.