Valle de Tehuacán, nuevo Patrimonio Mundial de la Humanidad

El valle de Tehuacán-Cuicatlán, hogar de cactus gigantescos y del águila real, fue declarado este viernes por la Unesco Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Situado entre los estados de Puebla y Oaxaca, el sitio, con poco más de 145,000 hectáreas, es uno de los iconos medioambientales de México.

El valle ya había sido declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 2012. Ahora entra en la lista del Patrimonio como bien mixto, al poseer “valores naturales y culturales”.

En la zona se han hallado vestigios del origen de la agricultura y de la transición del ser humano de cazadores arecolectores, según el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), uno de los entes estatales que prepararon la candidatura.

Es hábitat de especies únicas como los bosques de cactáceas columnares de gran tamaño, de 141 variedades de aves, entre las que destacan los colibríes, considerados como importantes polinizadores para algunos cactus, así como de la amenazada águila real.

Resguarda el 10% de las 30,000 especies de plantas vasculares descritas para el país.

Su peculiar panorama ha atraído la mirada de directores del cine mexicano. Polvo y cactus sirvieron para montar el set de “La Ley de Herodes”, una película clásica que pinta la corrupción gubernamental de México desde los niveles más bajos de la política en un pueblo sin nada.

México contaba hasta ahora con 51 sitios patrimonio mundial, de ellos 12 son bienes naturales, 37 culturales y dos mixtos. Es el sexto país del mundo con el mayor número de declaratorias y el primero en América Latina. El último sitio incluido, en 2015, era el acueducto del Padre Tembleque en el centro del país.