Veracruz, el estado más peligroso para los periodistas: Artículo 19

  • Así lo expresó, Ana Cristina Ruelas, directora de la organización, quien alertó que la Ciudad de México ya está a la par de Veracruz.

Veracruz sigue en el tope de las entidades más peligrosas para ejercer el periodismo, afirmó en entrevista con Quadratín la directora de la organización Artículo 19 en México y Centroamérica, Ana Cristina Ruelas. Así lo expresó al ser consultada por el asesinato del periodista veracruzano Cándido Ríos Vázquez, ocurrido apenas el 22 de agosto, y sobre quien ya pesaban amenazas desde 2012 y 2013.

Pese a que Ríos era beneficiario del Mecanismo de Protección para Defensores de Derechos Humanos y Periodistas, coordinado por la Secretaría de Gobernación, Ruelas consideró que este mecanismo será vulnerable en tanto no se castigue a los autores de amenazas y agresiones.

También alertó que la Ciudad de México ya está a la par que Veracruz en cuanto a número de agresiones, aunque en la capital se registran más por redes sociales, como es el caso de Héctor de Mauleón, quien pese a recibir amenazas desde el año pasado, no hay nadie detenido, criticó.

-Luego del asesinato de Cándido Ríos, ¿qué tan grave es la situación de violencia contra los reporteros en México? -Hay que tomar en cuenta que Artículo 19 aún está documentando el caso de Cándido Ríos (la entrevista fue hecha este miércoles 23) precisamente para identificar cuál era el tipo de medidas de protección y cuáles fueron las causas que originaron que ingresara como beneficiario. Tenemos documentadas en 2012 y 2013 una serie de amenazas ocurridas en su contra, también hemos hablado con sus colegas de su medio pero es importante decir que Veracruz no ha dejado de ser una de las entidades más peligrosas para ejercer el periodismo a pesar de la transición.

“De las 276 agresiones que ocurrieron de enero a junio de este año, en el 50 por ciento  los perpetradores fueron funcionaros públicos. Esto es muy relevante si tomas en cuenta el 99.75 por ciento de impunidad, que el Estado no se está investigando a sí mismo porque está dejando de reconocer que tiene que sancionar a sus propios funcionarios públicos para que dejen de influir en líneas informativas, para que dejen de amedrentar a los periodistas, asesinarlos o amenazarlos”.

Fuente: Noticias MVS