William llevó a George a su primer día de escuela

El príncipe George de Inglaterra, tercero en la línea de sucesión al trono británico, tuvo hoy, a los cuatro años, su primer día de escuela. Debido a que Kate sufre de náuseas matutinas por su tercer embarazo, no pudo acompañarlo, pero fue con él su papá, el príncipe William.

George llegó a la escuela privada Saint Thomas, en el barrio londinense de Battersea, de la mano de William, quien lo llevó en su vehículo Range Rover.

El niño vestía un uniforme azul marino, con pantalones cortos y un suéter de cuello de pico, del que asomaba una camisa azul cielo, calzando mocasines negros con calcetines.

La directora del centro salió al encuentro del niño, que andaba cabizbajo y muy pegado a su padre, ajeno a este gran hito en la vida.

El niño, al que sus compañeritos conocerán como George Cambridge, por el ducado de sus padres, había acudido hasta ahora a una guardería. Antes de entrar a la primaria, tomará un curso en esta escuela.

La directora del centro, Helen Haslem, expresó su esperanza de que George “tenga la confianza suficiente para ser él mismo”, en declaraciones a la agencia Press Association.

Kate, su madre, está embarazada de menos de tres meses de su tercer hijo y, como le ocurrió con George y Charlotte, sufre de hiperémesis gravídica -nauseas y vómitos-, por lo que no pudo acompañar a su primogénito.

En la cuenta de Twitter del Palacio de Kensington se publicó una serie de fotografías de cuando el príncipe William y Harry acudían a la escuela. A su lado se puede ver a la princesa Diana, quien hace unos días cumplió 20 años de haber muerto.

Según su página de internet, la escuela de George recibe a 560 alumnos de entre cuatro y 13 años, y ofrece cursos de arte, ballet, teatro, francés e informática, poniendo el acento en valores como la amabilidad, la cortesía, la confianza, la humildad y la generosidad.

La guía británica de las mejores escuelas The Good Schools Guide la describe como un establecimiento “un poco caótico” para “padres cosmopolitas que quieren dar a sus hijos la mejor educación inglesa que el dinero puede comprar”.